Creative Commons License
Hell You can spend by Hell You can spend is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.
Based on a work at survivors.foro-activo.es.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://survivors.foro-activo.es/index.htm
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Gakkou Hokubu (afiliación normal) FORO NUEVO
por Invitado Miér Mayo 25, 2011 5:00 pm

» Lectores Escribiendo
por Invitado Vie Mar 04, 2011 4:14 am

» Eternita Music {AF.Elite} {Foro nuevo}
por Invitado Jue Feb 17, 2011 5:08 pm

» City Life Rol [Normal]
por Invitado Miér Feb 16, 2011 2:17 pm

» Internado Nigthmare ~ [Af. Élite]
por Invitado Dom Feb 13, 2011 3:08 pm

» Academia Blood Moon [normal]
por Invitado Mar Feb 08, 2011 6:40 pm

» St Lawrence School {Normal;;*}
por Matt Dallas Vie Feb 04, 2011 2:27 pm

» Grifford University | We need people {Normal}
por Matt Dallas Vie Feb 04, 2011 2:25 pm

Staff











¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 14 el Miér Jul 17, 2013 7:14 pm.
Image and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicImage and video hosting by TinyPicPhotobucket


¡Afilianos!

Si quieres pertenecer a nuestros afiliados, pon este botón en tu foro o blog y nosotros pondremos el tuyo. ;)



Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Ir abajo

Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 20, 2010 3:46 pm

AVISO: Contenido altamente explícito y con imágenes realmente asquerosas.

El coche pasó zumbando a lo largo de la oscura carretera. El ruido del motor regresaba como un eco después de rebotar en las laderas de las colinas, repletas de árboles. Doblé la curva con mucho cuidado: me había percatado de que la carretera estaba prácticamente desierta, así que, si tenía un accidente, pasaría mucho tiempo antes de que alguien pasara a ayudarme.

Con sumo cuidado e intentando no apartar la vista de la carretera, cogí el revólver de cañón corto de mi abuelo, de calibre 38, que reposaba en el asiento del copiloto. La pasé ante mi mirada y con una sola mano pude abrir la recámara para comprobar que estaba completamente cargada. Después de asegurarme de ello, volví a dejarla en el mismo lugar.

Las últimas horas no habían sido demasiado agradables y había tenido que usar el arma en más de una ocasión. Por suerte, y gracias a mi abuelo, tenía la suficiente destreza con ella como para poder cargarme a esas “cosas” de un solo disparo. Si, “cosas”. Tenían un aspecto realmente siniestro y podría decir que vomitivo. Nos atacaron en la granja cuando estábamos en familia celebrando la nueva cosecha. Y a partir de ahí, todo cambió; Mi abuelo, se quedó en el pueblo con la abuela después de que esos bichos nos atacaran. Muy a mi pesar tuve que dejarlos en el lugar a petición de mi abuelo que agonizaba entre llantos por el fallecimiento de mi abuela bajo las manos de una de esas putrefactas criaturas. Las preguntas eran… ¿Hice bien en dejar a mi abuelo a su suerte? ¿Encontraría ayuda en la ciudad? ¿Volvería a verlo?

Reposé mi cabeza sobre el asiento exhausto y continué el camino con las manos sobre el volante. Había sido un día bastante largo, y el suave balanceo del coche me estaba adormilando. Era tarde, más de las ocho y el cansancio se hacía más que evidente. Entonces, descubrí al fin, el comienzo de la ciudad. Aunque más que una ciudad, aquello parecía un desierto. No había nadie. Absolutamente nadie. ¿La ciudad habría corrido la misma suerte que mi pueblo? No podía ser…

Centré mi atención de nuevo en la carretera, mientras me preguntaba una y otra vez que era aquel silencio que bañaba la ciudad. Si hubiera ocurrido algo extraño, alguien habría dado la voz de alarma. Tuve el primer indicio de que algo iba mal, muy mal. A lo largo de las primeras manzanas me quedé un poco sorprendido; cuando pasé por la quinta, empecé a quedarme pasmado. No era extraño, era más bien… imposible.

La mayoría de las tiendas y los restaurantes de ladrillo situados a lo largo de la calle tenían las luces apagadas, y en las pocas que se veía alguna luz no parecía haber nadie en su interior. A los lados de la calle había un montón de coches aparcados, y aún así, no logré ver ni una sola persona. La calle estaba completamente desierta.
¿Dónde demonios se ha metido todo el mundo?

Mi mente se esforzó por encontrar una respuesta mientras avanzaba con el coche por la silenciosa calle, en busca de una razón lógica y también, en cierto modo, para aliviar la creciente ansiedad que volvía a apoderarse de mi cuerpo. Pensé que quizá todos estaban en alguna celebración multitudinaria, como una misa al aire libre o los festejos típicos de la ciudad.
Sí, muy bien, pero ¿Se ha ido todo el mundo a la vez? Tenía que ser una fiesta de mil pares de narices.

Reduje la velocidad del coche hasta circular casi al ritmo de un peatón. Había planeado doblar hacia la izquierda en la siguiente calle, una manzana más adelante… pero aquel horrible olor y la total ausencia de vida me estaban atemorizando bastante. Pensé que quizá lo mejor sería detener el coche y bajarme para comprobar si todo iba bien, para echar un vistazo y ver si descubría alguna indicación de…

–Oh, vaya…

Sonreí y sentí una inmensa oleada de alivio que hizo desaparecer mi ansiedad y mi estado de confusión. Había un par de personas de pie en la esquina, prácticamente delante de mí. La luz de la farola no me permitía verlos con claridad, porque estaba justo detrás de ellos, pero distinguí sus siluetas. Era una pareja, un hombre y una mujer. Ella iba vestida con una falda y él llevaba puestas unas botas de trabajo. Cuando me acerqué, me di cuenta, por el modo en el que caminaban, de que estaban borrachos como una cuba. Ambos iban trastabillando de un lado a otro de las sombras provocadas por los edificios, pero iban en mi misma dirección, así que, no pasaría nada si me paraba a preguntarles que estaba ocurriendo.

Casi mareado por el alivio que sentía, doblé la esquina con el coche y entrecerré los ojos mirando hacia las densas sombras para intentar descubrir a dónde se había dirigido la pareja. No los vi, pero divisé un callejón que se abría entre dos tiendas, una joyería y una de vestidos. Quizá mis dos amigos borrachos se habían metido allí para utilizarlo como lavabo o quizás estaban metidos en algo más turbio…

–¡Mierda!

Apreté a fondo el pedal del freno al mismo tiempo que media docena de silluetas oscuras saltaban del asfalto, iluminadas por los faros de mi coche como si fueran hojas arrastradas por el viento. Sorprendido, tardé un segundo en darme cuenta de que se trataban de pájaros. No oí ningún graznido ni ninguna otra clase de grito, aunque estaba lo bastante cerca para oír el batir de sus alas. Eran cuervos, que disfrutaban de un festín, probablemente algún animal atropellado, aunque más bien parecía…
Oh, Dios mío.
Vi un cuerpo humano tendido en mitad de la carretera, a unos seis metros de mi coche. Estaba boca abajo, pero parecía una mujer… y, a juzgar por las manchas rojas que cubrían su blusa blanca, no era una estudiante que se había hinchado a cerveza y que se había tumbado para echarse una siesta en el lugar equivocado.
Un atropello con huida. Algún cabrón le pasó por encima y luego huyó. Jesús, qué destrozo…

Apagué el motor, y ya tenía medio cuerpo fuera del coche cuando mis pensamientos se precipitaron uno detrás de otro. Dudé con un pie puesto ya sobre el asfalto, y con el hedor de la muerte impregnando todo el aire nocturno. Mi mente se había quedado congelada en una idea que no quería ni pararme a considerar, pero sabía que era lo que debía hacer. Aquello no era normal; podría estar jugándome la vida.

Me metí de nuevo en el coche para recoger el revólver y agarré unas cuantas balas que tenía en la guantera metiéndolas en mi bolsillo por pura precaución; en total, solo tenía dieciocho balas.

Mantuve el arma apuntando hacia el suelo mientras salía del coche y le echaba un rápido vistazo a los alrededores. No estaba familiarizado con la ciudad por la noche, pero sabía que la ciudad no debería estar tan oscura como estaba en esos momentos. Muchas farolas a lo largo de la calle no tenían bombillas o simplemente no estaban encendidas. Las sombras más allá del cuerpo empapado en sangre eran muy profundas: si no hubiese sido por los faros de mi coche, no habría podido ver nada en absoluto.

Empecé a caminar hacia el cuerpo, sintiéndome terriblemente expuesto cuando abandoné la relativa cobertura del vehículo, pero a sabiendas de que quizás ella todavía estaba viva. Era poco probable, pero tenía que comprobarlo.

Di unos cuantos pasos más y pude ver que sin ninguna duda era una mujer joven. Su pelo de color rojo oscuro y lacio le tapaba la cara, pero las ropas delataban su edad: pantalones vaqueros ceñidos y unas sandalias de moda. Las heridas estaban casi ocultas por la camisa ensangrentada, pero parecía haber docenas de ellas. Los agujeros irregulares en la tela húmeda dejaban entrever carne desgarrada y brillante, y tejidos musculares en las heridas más profundas.

Tragué saliva con esfuerzo y me cambié el arma de mano para luego agacharme a su lado. La piel fría y pegajosa cedió con facilidad bajo la presión de mis dedos en la garganta. Intenté encontrar el pulso con la punta de los dedos apretándolos contra la carótida. Pasaron unos cuantos segundos, unos segundos durante los cuales me sentí terriblemente estúpido mientras intentaba recordar el procedimiento que había aprendido en la facultad, al mismo tiempo que rezaba para que mis dedos encontraran un solo latido.
Vamos por favor, no estés muerta…

No hallé el pulso, y no quise esperar ni un segundo más. Me metí la pistola en el cinturón y la agarre por los hombros para darle la vuelta y comprobar si al menos respiraba… pero en cuanto empecé a levantarla, vi algo que me hizo dejarla de nuevo en el suelo, mientras mi estómago se me subía hasta la garganta.

La camisa de la víctima se había salido de los pantalones lo suficiente para dejar al descubierto la columna y parte de las costillas. Los trozos blanquecinos de hueso todavía tenían hebras de carne colgadas, y las estrechas y curvadas puntas de las costillas se hundían en trozos de tejido destrozado. Tenía todo el aspecto de haber sido derribada… y masticada. Los retazos de información que mi mente había recogido hasta el momento y que me habían parecido poco importantes de repente adquirieron una enorme trascendencia, y en el mismo instante que todos los hechos encajaron, sentí los tentáculos del verdadero miedo apoderarse de los rincones de mi mente.
Los cuervos no pueden haber hecho esto. Habrían tardado horas, ¿y quién demonios ha oído hablar de cuervos que se alimentan y después de caer el sol? Y ese olor podrido no procede de ella, ha muerto hace poco y…

Empecé a poner en práctica mis estudios en criminología. Para que ocurriera algo así, para que una persona fuera asesinada y luego parcialmente… devorada en mitad de una calle sin que nadie lo impidiese… Y con tiempo suficiente para que llegasen los carroñeros…
Para que eso pasara, los asesinos tendrían que haber matado a la mayor parte de la población. ¿Parece probable? No. Bien. Entonces, ¿De dónde procede ese olor asqueroso? ¿Y dónde está todo el mundo?

Percibí a mi espalda un gruñido bajo y suave. Unos pasos arrastrados y luego otro sonido. Un sonido húmedo.
Tardé menos de un segundo en ponerme de pie y darme la vuelta en redondo mientras mi mano desenfundaba de forma instintiva mi revólver. Eran la pareja de antes, los borrachos, que se tambaleaban hacia mí, a la que se había unido un tercer individuo de aspecto fornido… con toda la camisa empapada de sangre. Sangre en su pechera. Y en sus manos. Y goteando desde su boca, una boca roja con aspecto gomoso en mitad de un rostro descompuesto, como si fuese una herida purulenta. El otro hombre, el que llevaba puestas las botas de trabajo y un mono de faena, tenían un aspecto muy parecido, y el escote de la blusa rosa de la mujer dejaba al descubierto un busto por el que aparecían manchas oscuras, muy parecidas al moho.

El trío continuó avanzando hacia mí, tambaleándose, y pasaron al lado de mi coche mientras levantaban sus pálidas manos en mi dirección y emitían unos gemidos hambrientos. Un líquido viscoso pero fluido salió de repente de una de las fosas nasales del fornido y le cayó sobre los labios que movía débilmente. Me quedé inmóvil por el terrible conocimiento de saber que el tremendo hedor era olor a podirdo y a carne putrefacta y que procedía de ellos…

Entonces vi otra de aquellas criaturas que salía de una puerta al otro lado de la calle, una joven con una camiseta manchada y el pelo recogido que dejaba a la vista una cara carente de expresión y sin señal alguna de inteligencia.

Otro gruñido a mi espalda. Miré por encima de mi hombro y esta vez vi una joven de pelo oscuro con los brazos podridos que salía de debajo de las sombras de una marquesina.

Levanté el arma y apunté hacia el individuo más cercano, el tipo del mono de faena, aunque todos mis instintos me gritaban que saliera corriendo. Estaba aterrorizado, pero mi lógica insistía en que debía existir una explicación para todo aquello que estaba viendo, y que lo que estaba viendo no eran muertos vivientes.

Aquellas criaturas se parecían mucho a las criaturas que nos atacaron en la granja, aunque aquellas no tenían un aspecto tan siniestro. Estas estaban aún peor que las otras. De todos modos, no me había parado a mirar a aquellas cosas tanto como ahora y seguramente fueran algo parecido.

Control y procedimiento. Eres un profesional… Susurré las palabras que mi abuelo policía, siempre tenía presentes ante las emergencias. Lo que le inspiraban cierta confianza y valentía.

–¡Muy bien! ¡Ya os habéis acerado bastante! ¡Todos quietos!

Mi tono fue potente y autoritario, pero no se detuvieron.

–¡No se muevan! –repetí.

El pánico reflejado en mi propia voz me hizo retroceder un paso mientras miraba a izquierda y a derecha. Vi que más gente como aquélla empezaba a salir de todas las sombras de la calle.

De repente, algo, me agarró el tobillo.

–¡No! –grité, dando la vuelta con el arma por delante.

Entonces vi, que el supuesto cadáver víctima de atropello estaba arañando mi bota con unos dedos empapados en sangre al mismo tiempo que intentaba arrastrar su cuerpo destrozado hasta mí. Su agónico lamento de hambre se unió al de los demás mientras intentaba morderme la bota, y unas gruesas gotas de saliva mezclada con sangre resbalaron por encima de su barbilla cayendo sobre mi calzado.

Disparé a su cabeza, tal y como había hecho anteriormente en la granja con aquellos cuatro condenados. La criatura agonizó y dejó de moverse ante el estampido del explosivo del proyectil e hizo que me soltara el pie.

Me alejé un tanto de las criaturas que se me venían encima y disparé a cada una haciendo que estas cayeran al suelo con un estrépito.

Eran demasiados, no podría con todos ellos y apenas tenía suficientes balas como para derrotarlos. La única opción coherente, era huir a cualquier refugio.

Aquellas criaturas me impedían acercarme a mi coche, así que continué retrocediendo sin dejar de disparar.

Rápidamente, corrí en dirección a un bar que parecía tener las puertas abiertas. Me adentré en él y cerré con fuerza tras de mí, impidiendo que las criaturas del exterior entraran en el bar. Ellas aporrearon la puerta sin dudarlo y me preocupó que ésta no aguantara demasiado tiempo como para dejarme pensar en una escapatoria.

Me giré y miré a mi alrededor. El bar estaba a oscuras y apenas podía ver siluetas de muebles o el reflejo de alguna que otra botella de cristal.

–¿Hola? –pregunté asegurándome de que estaba solo en el local.

Inspirado en Resident Evil.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 20, 2010 8:45 pm

Como cada noche me había pasado por el cuartel cogido algunas armas y munición y había salido con mi coche para patrullar. Algunos compañeros me habían dicho de acompañarme, pero sinceramente, aunque me agradaba una buena compañía, odiaba estar tanto tiempo sin hablar con nadie, los novatos solían ser más una carga que una ayuda, por lo que la mayoría de las veces iba solo a todos lados. Aún así quedé con algunos de ellos para tomar algo en cuanto volviera, una cosa es que fuese a patrullar solo, pero otra muy distinta es estar tanto tiempo sin compañía humana, ¿con quién hablaría sino?.

El rugido de mi coche resonó en todo el cuartel, junto con una canción de Metallica, luego me marché de allí, fardando un poco y despidiéndome de los chicos con el típico gesto de los surferos.

La verdad es que no sé cuanto tiempo estuve conduciendo, hacía tiempo que no me preocupaba por eso, pero lo que si era cierto es que me estaba aburriendo como una ostra. Yo era un chico sociable al que le encantaba hablar, era capaz de sacar un tema de conversación de cualquier cosa, incluso de lo más estúpido.

No tardé en llegar a la zona residencial, como de costumbre aquello estaba lleno de zombies, pero al ir en coche no les daba demasiado oportunidad para atacarme, quería reservar las balas puesto que en los tiempo que corríamos tampoco era plan de ponerse a gastar por que sí. Sin embargo algo me llamó la atención, un grupo reducido de esos seres se había aglomerado frente a lo que parecía una cafetería abandonada. Eso era mala cosa, normalmente ese tipo de establecimiento público era una mala zona para refugiarse, puesto que casi siempre había alguno de esos bichos escondido aprovechando la penumbra, y segundo, eso significaba que había alguien en peligro, lo que era mucho más importante.

Pisé el acelerador y conduje todo lo rápido que pude hacía la cafetería, tras un derrape me coloqué frente a esos monstruos, saqué la escopeta y les sonreí.


- Chicos, ¿listos para un cambio radical? - dije antes de dispararles a la cabeza y acabar con su pútrida existencia.

Estaba claro que el disparo había llamado la atención de todos los zombies, por lo que tenía un tiempo límite para sacar a esa persona de la cafetería, si seguía vivo, y salir de allí. Miré a los lados antes de salir del coche, me aseguré que los zombies estaban muertos, algo normal cuando la cabeza te ha saltado por los aires, y golpeé la puerta de cristal varias veces.


- Hey, ¿hay alguien ahí? - grité para que el que estuviera dentro me escuchara.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 21, 2010 7:55 pm

Durante un segundo, dudé y me quedé mirando la pistola que sostenía aún temblorosa en mi mano. Tenía miedo, estaba atemorizado ante la idea de encontrarme solo en una ciudad que se había convertido en un cementerio viviente… pero tampoco es que tuviera mucho donde elegir. Desear que las circunstancias fuesen diferentes sería una pérdida de tiempo.

Anduve por el interior del bar con mucho sigilo. A pesar de que estaba asustado, aún me quedaban fuerzas para intentar sobrevivir. De algún modo, aún albergaba esperanzas vagas en mi interior. Y sin duda, también deseaba encontrar a mi Abuelo.

Con el revólver en alto, avancé pesadamente hasta alcanzar la barra en la que aún habían bebidas servidas. Se diría que todo ocurrió de repente en este lugar y a juzgar por los cristales rotos, había habido un duro forcejeo. La sangre estaba extendida por todo el suelo y también había retazos en las paredes.

—¿Hay alguien? —volví a preguntar esperanzado.

El silencio me respondió.

Sin pensarlo dos veces, agarré la copa de Wiskey que reposaba sobre la barra y me la metí de un trago. Aquello me había sentado bien, pero no había sido suficiente para hacerme olvidar la tortura que estaba viviendo. Hubiese necesitado varias de esas para ponerme ebrio de verdad. Aún así, el sabor quemando mi garganta, fue un alivio.

Me senté en un taburete y apoyé los brazos sobre la barra. Por un momento, desee que un camarero viniera a servirme una copa. Pero como era de esperar, no había nadie.

—¡Joder!

De repente, una de esas mugrosas criaturas se levantó lentamente del suelo. Parecía ser el camarero, tenía uniforme y además un elegante delantal, que por cierto, estaba impregnado en sangre. Un hilo de sangre se derramó por las comisuras de sus labios, sin duda, se había merendado a alguien y me había elegido a mí como postre después de una siesta.

—¡Atrás! —sabía que era una estupidez avisarlo, pero no me terminaba de acostumbrar.

Apreté el gatillo pero el arma no me respondió. En su lugar sonó un ligero tic que me indicó que la recámara estaba completamente vacía. Entre nervios, introduje la mano en el bolsillo de mi pantalón y comencé a introducirlas en el arma. Algunas se me cayeron al suelo debido al temblor de mis dedos.

El camarero estaba apenas a unos pasos de mí, así que tuve que dar varios pasos atrás mientras recargaba el arma. Sin poder evitarlo, choqué con la puerta por la que había entrado. Entonces, escuché unos disparos en el exterior y olvidándome por completo de la criatura, me giré para observar.
¿Realmente había vida ahí fuera?

Por la cristalera pude ver a un chico, bastante fuerte y más mayor que yo debatiéndose con todo el batallón que se agolpaba contra la puerta del bar. Después de haber limpiado la zona, el chico se acercó.

—¡Espera! —le dije mientras forcejeaba con manos temblorosas el pomo de la puerta.

En parte, estaba asustado por la reacción del chico pero a la vez estaba esperanzado de poder sobrevivir.

La puerta se abrió.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 22, 2010 4:32 pm

La puerta se abrió finalmente, no sé si por el patadón que le acabé metiendo o porque la puerta era una auténtica mierda, aunque sinceramente creo que tuvo más que ver la patada que le dí al escuchar un pequeño grito en el interior.

En cuanto entré pude ver a un chico de unos veinte años más o menos, aunque la verdad por su estatura yo diría que era incluso mayor que yo. Aún así no quise entrar en detalles con aquel chico, estábamos en un momento un tanto tenso, si me despistaba a aquel chico le hincaban el diente... literalmente.


- Agáchate – le dije apuntando con mi escopeta al zombie que tenía pegado en la espalda. El chico hizo caso, y yo sin esperar demasiado disparé a aquel capullo desperdigando sus sesos por la mitad del establecimiento. Luego me acerqué al chico y le tendí la mano para ayudarlo a levantarse – ¿estás bien?.

En todo momento tenía una sonrisa en el rostro, aunque la verdad estaba algo preocupado por el resto de monstruos que estaban detrás de nuestra carne.

- Me gustaría quedarme a hablar, pero creo que este momento no es el más adecuado – dije mirándo de reojo a la puerta del establecimiento – básicamente porque no tengo ganas de acabar como plato principal en la cena de alguno de esos capullos.

En todo momento mantuve mi arma lista, se podía escuchar los pasos de esos zombies y algún que otro gemido. la verdad es que incluso resultaban cómicos esos monstruos, siempre que podían intentaban morder a alguien pero sin embargo se tomaban su tiempo para poder agarrar a las personas, la verdad era como si un vago tuviera ganas de comer, se podía morir de hambre antes de alcanzar a llegar a la cocina.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 22, 2010 6:39 pm

La puerta se abrió de par en par, y luego vi un arma que me apuntaba directamente a la cara. De forma instintiva, levanté los brazos.

–¡Un momento! ¡No dispare!

El tipo del arma no se movió, y el arma de aspecto letal continuó apuntando hacia mi cabeza…

Va a matarme…

De repente, me aconsejó que me agachara y sin dudarlo ni un momento, lo hice. Unos disparos pasaron por encima de mi cabeza y acto seguido el crujir y el explotar de los explosivos. La criatura, no tardó en caer al suelo con estrépito. Me giré asombrado, para observar como había quedado. Sus sesos estaban esparcidos por todo el suelo, por suerte, ninguno de los trozos había acabado sobre mí. Era realmente repugnante, aún se podía ver como su cuerpo se sacudía en el suelo. Estremeciéndose una, dos veces… y por fin dejó de moverse.

Volví a mirar a aquel tipo que me había salvado la vida, y me di cuenta por primera vez de que el chico iba cargado hasta las cejas de armamento. Sin duda, sería mi salvación, pues apenas me quedaban algunas balas en la recámara y con los nervios de última hora no había podido apuntar muy bien.

El chico, parecía totalmente confiado y experto en el tema y a jugar por su indumentaria, se diría que no era la primera vez que se encontraba con tales criaturas.

–Gracias, supongo–añadí y me levanté lentamente aún con las manos en la cabeza.


Última edición por Samuel Notter el Miér Sep 22, 2010 7:31 pm, editado 1 vez

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 22, 2010 7:05 pm

Miré al chico, todavía parecía asustado y la verdad viendo lo grande que era resultaba un tanto cómico verlo hecho un flan.

- ¿Estás bien? - le pregunté mientras caminaba hacía la puerta y le echaba un vistazo al exterior. En el poco tiempo que había estado en el establecimiento habían aparecido algunos bichos más – dios, estos tíos son peores que las cucarachas, están por todos lados – me quejé antes de volver a mirar al chico – listo para salir y liarte a tiros? - le pregunté luego miré el arma que tenía.

El armatoste que llevaba en las manos era casi tan grande como él, pero la verdad encontrar balas para ese revolver era un coñazo y con el retroceso era algo complicado de apuntar correctamente, aunque el efecto de una de esas balas en la cabeza no se diferenciaba demasiado de los tiros de mi escopeta. De la parte trasera de mi pantalón agarré la Bereta y se la lancé al chico.

- Creo que con esa arma te vendrá mejor – le dije antes de lanzarle un par de cargadores más, luego me dí cuenta de que le había lanzado demasiadas cosas y que había la posibilidad de que no lo cogiera todo, supongo que tendría que conformarse con unos cargadores majados en zumo de sesos de zombie.

Esperé a que el chico estuviera listo y luego salí a la callé y empecé a disparar a los zombies que habían cerca de nosotros para poder llegar a mi coche, de ahí podríamos ir al cuartel para que el chico se aprovisionara de suministros y pudiera hacer lo que le diese la gana.


- Dios esto es como disparar a los patitos en las ferias pero a cámara lenta – bromeé mientras me cargaba a uno de esos bichos.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 22, 2010 7:54 pm

El tipo me miró y aproveché el momento para analizarlo detenidamente. Era rubio y bastante robusto, de complexión recia y se podría decir que bastante atractivo. Es decir, lo contrario a mí, aunque más mayor a juzgar por su rostro. No obstante, era bastante cómico verlo irrumpir en el bar de aquella manera y armado hasta los dientes bajo esa aura aventurera. En cambio yo, estaba a punto de mearme en los pantalones.

–Estoy bien–contesté y le seguí con la mirada mientras él deambulaba de un lado a otro mirando a todas partes–. Dímelo a mí, se han apoderado de mi coche.

Me agaché al lado de aquel zombie que había reventado e intenté buscar algún resquicio lógico de su lamentable transformación. Estaba claro que lo que había estudiado en criminología me serviría para algo a estas alturas, aunque no terminaba de creer que aquello estuviera sucediendo. La sangre del bicho estaba coagulada, estado que se consigue después de la muerte. ¿Cómo era posible que aquello volviera a andar en ese estado? Esto era obra del ejército, sin duda.

–¿Salir, a donde? No estamos mucho mejor ahí afuera –contesté. El chico hizo caso omiso de mi contestación y me lanzó un arma, la cogí al vuelo y después hice lo mismo con la munición. Bien. Había aprobado el examen de reflejos, a ver si ahora a probaba el de utilización del arma–. Sí, todo es mejor que esta destartalada cacharra –me quejé dejando el revólver de mi abuelo en el suelo.

El tipo volvió a disparar a diestro y siniestro y supuse que estaría limpiando la zona. Me aseguré de familiarizarme con el arma que me había dado mientras él hacía el trabajito duro y después no me dio tiempo a pensar en nada más.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 22, 2010 8:13 pm

Vale, cierto era que esto de matar a tanto bicho me gustaba, era entretenido ver lo cerca que podían llegar y luego darles un certero disparo en la cabeza haciendo que estos cayeran al suelo y se tambalearan durante unos instantes, quedándose luego en posturas la mar de raras.

- Vamos chicos, papi Jesse tiene balas para todos – bromeé disparando a otro que estaba cerca de mi coche – hay, lejos de mi coche – solté mosqueado – es demasiado bonito para que seres como ustedes lo toquen.

Me acerqué al coche y por lo tanto al muerto que estaba cerca y de una patada lo alejé del coche para evitar que la pútrida carne de ese ser tocase la carrocería. Luego la examiné, cerciorándome de que las balas no lo habían tocado y que no había salpicado cachos de cerebro sobre él. Dí un grito cuando ví que había un cacho de cráneo sobre mi precioso coche.

- Me cago en la madre que parió al puto zombie – grité, agarré un cacho de la ropa del bicho muerto y limpié la carrocería – será posible, tranquilo speede que enseguida te limpio

Durante unos momentos olvidé totalmente a los otros zombies que se acercaban, cuando me dí cuenta los miré.

- Coño, me había olvidado de vosotros chicos – dije dejando la escopeta y cogiendo mi bereta plateada con la empuñadura de hueso y disparando varias veces a la cabeza.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 22, 2010 8:32 pm

Salimos al exterior y yo seguí los pasos del tipo como un perrito faldero. Iba agachado, como si se tratara de un incendio más que de una infección de Zombies. Mi arma, la llevaba sostenida con ambos brazos contra el pecho, como si temiera que ésta se me escapara de las manos en algún momento. El tipo, en cambio, iba con toda seguridad acabando contra aquellos muertos de hambre con una elegancia admirable.

Permanecí en silencio en todo momento observando la escena. El tipo se enzarzó con un Zombie en especial, que había dejado su coche totalmente perdido de sangre. Gritó todos los improperios que se le ocurrieron por la boca y después de limpiar la carrocería con una pútrida tela y de acabar con algunos cuantos más que se acercaban, me miró de soslayo y se quedó un rato pensativo. Su cara, parecía querer decirme algo. Entonces, desconcertado, me fijé en su mirada, que había ido a parar hasta mi pecho. El arma seguía reposando con fuerte presión entre mis brazos.

–Oh –balbuceé agarrando la empuñadura del arma después de que esta casi resbalara por mis manos–, Sí…

Elevé el arma por encima del coche y disparé a una de esas criaturas que se acercaba por la espalda del tipo. El Zombie, era un bombero uniformado y totalmente ensangrentado. Un círculo se dibujó en el centro de la frente, y acto seguido un hilo de sangre se derramó por el hueco antes de que la criatura cayera al suelo.

Sonreí y soplé el cañón del arma con chulería. Vale, estaba un poquito acojonado, pero la puntería era mi fuerte y poco a poco me iría acostumbrando a esto. Solo necesitaba tiempo.

–Aprendo rápido –añadí intentando no parecer nervioso.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Miér Sep 22, 2010 10:47 pm

Después de toda la escenita me quedé mirando el chico, la verdad es que me recordaba mucho al Gollum esa del “Señor de los anillos” pero en vez de tener guardado un anillo era la bereta que le había dado. O el chico estaba tan acojonado, que estando conmigo era una chorrada, o era tan corto que no tenía ni puta idea de cómo se usaba el arma, lo que no creí que fuera cierto teniendo en cuenta que antes tenía una antigualla como arma de fuego.

Escuché sus palabras y una sonrisa se dibujó en mi rostro. Me apoyé en el coche, esperando que él llegase mientras disparaba a algún que otro zombie con mi pistola, estaba claro que no iba a hacerlo con la escopeta cuando podría pringar a Speede.


- Oye chicarrón cuando quieras puedes meterte en el coche – le comenté – sin prisa eh, a fin de cuentas solamente nos está atacando la mitad de la población del barrio.


La verdad es que cualquier que me escuchase hablar pensaba que estaba totalmente calmado, pero en realidad no me gustaba mucho estar en medio de todos estos zombies, aunque me divertía el tiro al blanco. No era la primera vez que me había metido en situaciones como esta y me había librado por los pelos de sufrir uno de esos mordiscos en mi piel, pero por suerte para ser tan grande me consideraba una persona la mar de flexible.

Abrí la puerta del coche para que, en cuanto el chico se decidiera por entrar, meterme y salir de allí escopetados, pues que estábamos armando la de dios con las pistolas, sin duda en el cuartel me llamarían la atención por esto.


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 23, 2010 12:03 am

El tío sonrío de buena gana y eso me inspiró cierta confianza, lo que hizo que me sintiera más valiente por momentos. Borré toda cobardía y me atreví, entonces, a disparar a otra criatura desgarbada. Estaba claro que el tiro al blanco comenzaba a subírseme a la cabeza y empezaba a encontrarle el gustillo a aquello. Era una manera de desahogarse, de hacer desaparecer todas las preocupaciones, al menos, por unos momentos.

–¡Chúpate esa! –dije después de acestar un tiro en la garganta de uno de ellos.

Entonces, el tipo llamó mi atención de nuevo lo que hizo que fallara mi última bala.

Me había llamado chicarrón. Curioso mote. ¿De dónde lo habría sacado? Probablemente fuera un poco cómico llamarme chico cuando le sacaba dos cabezas en altura. Eso sería lo que le habría empujado a añadir un “ron” a la palabra.

Giré mi cabeza de nuevo para mirar a mi alrededor. Tenía razón, no estábamos como para montar una fiesta de sangre en este momento. Muchos habían escuchado los estruendos de los disparos y no cabía duda de que el sonido parecía llamarles la atención. Enseguida se habían unido a la fiesta: strippers, bomberos, amas de casa, abogados, policías, y algún que otro ciudadano desorientado. Aunque si en realidad esto hubiera sido una fiesta, los que hubiéramos llegado tarde, habríamos sido nosotros; puesto que, ellos ya estaban borrachos como una cuba. Tambaleándose de un lado para a otro y balbuceando sonidos indescifrables. Más de uno, se arrastraba por el suelo en busca de nuestros pies. Una de dos, o no eran tan inteligentes como para ponerse en pie, o realmente estaban bien jodidos.

Entré en el coche sin rechistar. Sin dejar de preguntarme qué era lo que había hecho que este tipo viniera a rescatarme. Seguramente, le alegrara encontrar a alguien con vida. Algo que, si yo estuviera en su lugar, también hubiera hecho.

Abroché el cinturón y él enseguida puso el coche en marcha apretando el acelerador mientras el motor hacía un ruido estruendoso. No tardó en volver a enviarme esa peculiar sonrisa de “es hora de divertirse” antes de empezar la carrera.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 23, 2010 12:36 am

Vale aquel gigante había tardado lo suyo en subirse al coche, pero la verdad es que por fin parecía divertirse y no estaba tan acojonado como cuando le encontré. Si es que era inevitable que no se volviera así después de conocerme, así todos los chicos del cuartel querían salir conmigo a cazar.

- Bueno, ahora iremos al cuartel, pero qué te parece si antes nos llevamos a un par de esos capullos por delante? – dije sin perder mi sonrisa.

Pisé el acelerador con todas mis ganas y el coche salió disparado, de la misma manera, disparado, giré para ir en dirección contrario provocando un ligero derrape. Cuando el coche estuvo colocado para ir en dirección al cuartel saqué el arma por la ventana y empecé a dispara a los zombies, haciendo alarde de mi buena puntería y de que realmente estaba como una cabra. Antes de acelerar el coche puse algo de música.


https://www.youtube.com/v/sI6r6APUwK0

- Dios, adoro mi trabajo – dije antes de acelerar a fondo el coche, disparando a todo el zombie que me encontraba.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 23, 2010 12:57 am

Me agarré con fuerza a donde pude, en cuanto el tipo aceleró el coche a toda prisa. Varios zombies salieron volando y juraría que algunos habían sido asquerosamente arrollados. Cuando los pasamos, no pude evitar mirar por la ventana hacia para ver el estropicio que se había quedado.

–¡Guau! ¡Eso ha sido una pasada! –me emocioné– ¡Hazlo otra vez!

El pequeño tipo, había mencionado algo sobre un cuartel. Sonaba a algo así como: Muchos militares, armas por todas partes, comida y camas para dormir. El sitio más seguro, sin duda. Y eso hizo que me alegrara aún más. Por lo tanto no pude evitar unirme a la canción en el estribillo:

–It’s the eye of the tiger. It’s the thrill of the fight. Risin’ up to the challenges of our rivals. And the last Known survivos stalks his prey in the night. And h’es waching us all with the eye, OF THE TIGER.

Continué tarareando la canción hasta que esta hubo terminado.

Entonces, observé el interior del coche con detenimiento. Había más armas en su interior y sobre todo munición, y un botiquín de primeros auxilios. No tardé en fijarme en el dueño del coche. Parecía el típico de la universidad que chuleaba y se apuntaba a las mejores fiestas sin necesidad de ser invitado. Todo un personaje admirable por los pequeños o los más paletos de la clase. Sin duda, si el tipo hubiera sido de mi quinta, quizá no nos hubiéramos llevado demasiado bien. Aunque aún era pronto para juzgar esto.

–Soy Sam–le dije al desconocido mini–rambo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 23, 2010 4:07 pm

Parecía que al chico le iba mi forma de actuar, eso era bueno porque significaba que no llegaría al cuartel y se pondría a despotricar de mi ante mis superiores, aunque tampoco es que tuviera demasiados en el cuartel. Después de cargarnos a algunos zombies más, o más bien cargárselos Speede, dejé un poco más libre el acelerador, ahora no había demasiada prisa para llegar.

- Jesse Mcfly – me presenté tras escuchar su nombre – y antes de que digas nada, si... igual que el tio de Regreso al Futuro - dije son una sonrisa en el rostro, pues mi apellido era un chiste muy usado en el cuartel, luego me puse algo más serio - oye se puede saber qué demonios hacías en la zona residencial a estas horas de la noche? - le pregunté directo. Estaba claro que el chico no era de por aquí, todo el mundo sabía que la zona residencial solía ser el sitio donde más zombies habían.

Además pude aprovechar para echarle un vistazo al chico, tenía pinta de buenazos, lo que me preocupaba, porque los buenazos no duraban mucho en esta ciudad. También aproveché para tirar las armas al sillón trasero, sin mucho cuidado cabe decir. Estas pesaban y la verdad no tenía ganas de estar cargando con ellas dentro del coche, donde se supone que debería estar cómodo, además aquí nunca nos atacarían, por norma general el coche es mucho más rápido que cualquier zombie, especialmente si yo soy quien lo conduce.


- Me imagino que no eres de por aquí, ¿cierto? - le miré de soslayo

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 23, 2010 11:13 pm

Reí ante su broma y enseguida me vino la imagen del loco de Doc con sus malditos inventos.

–¿Qué hacía? ¡Joder! Acababa de llegar al pueblo por la carretera oeste cuando me encontré con esta Bienvenida.

Contesté a su pregunta y no tardé en rememorar las escenas que me habían llevado hasta la ciudad. Mi abuelo, se había quedado en la Granja y había jurado encontrarse conmigo en la ciudad, después de enterrar a mi abuela. Había dicho que aquí estaría seguro. ¡Y un cuerno! Había sido mucho peor, sino llega a ser por Jesse, no lo había contado seguro. Ahora, solo tenía que centrarme en encontrar a mi abuelo, que con un poco de suerte aún seguiría vivo. Su profesión le ayudaría sin duda a enfrentarse a estas criaturas mejor que yo, ya que era policía y él me había enseñado todo lo que sabía sobre armas hasta ahora.

–Soy de las afueras –contesté–. Aunque la ciudad es bastante grande, conozco la zona central, que es donde se sitúan las facultades de medicina y criminología –suspiré–. Ahora… creo que no me tendré que preocupar por ir a clase… ¿Y tú? ¿Eres un soldado de las fuerzas armadas o algún policía de la secreta o algo así? ¡Menuda paliza que les has dado a esos bichos! ¡Ha sido una pasada! ¡Vaya entrada! ¡ah, por cierto! Gracias por salvarme la vida tío… Me veía convertido en la cena de esos… ¡Lo que sean! ¡Dios! ¿Cómo es posible que estén muertes y vivos a la vez? ¿Quién coño ha montado esta fiesta sin invitarnos a todos?

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Vie Sep 24, 2010 3:21 am

El chico se había mantenido callado casi todo el tiempo, salvo cuatro palabras que había contado, pero de pronto me dijo más preguntas de las que era capaz de contestar en ese poco tiempo... a decir verdad nunca había escuchado tantas preguntas juntas, ni siquiera cuando me interrogaba algún profesor en el instituto.

- Primero relájate y respira – le dije la mar de tranquilo – y bueno ahora contestando a todas esas preguntas que has lanzado así de pronto, antes de toda esta mierda era militar, fuerzas especiales para ser exacto – la verdad es que estaba orgulloso de mi condición de militar, aunque para alguien que como yo era un desastre en el instituto fue lo mejor que me había pasado en la vida – gracias por los halagos, pero que yo haga eso es cuestión de que llevo algo de tiempo con armas, con práctica harás tú también lo mismo – suspiré y apoyé mi brazo en la puerta, que estaba con la ventana abierta – y sobre todo este lío sé lo mismo que tú, que es lo que ha aparecido en los periódicos y demás, un virus que es capaz de revivir la carne muerta, aunque no es que estén del todo vivos pues en principio no tienen otra cosa en mente salvo alimentarse de carne, la única manera de detener a esos zombies es un tiro a la cabeza – luego me relajé un poco más, me acomodé en el sillón y me puse a conducir, disfrutando todo lo posible de la compañía, aunque sinceramente prefería algún tipo de compañía femenina, solía ser mucho más atractiva.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Sáb Sep 25, 2010 9:31 pm

Me relajé y respiré tal y como él me había aconsejado y la verdad es que me había hecho sentir mejor. Entonces, él comenzó a hablar. Su historia me sorprendió bastante, y su interés por ayudarme en el combate fue todo un halago para mí. Finalmente, me comentó lo que parecía que yo ya debía saber. El virus capaz de regenerar los tejidos muertos de un ser vivo. Todo un logro para un científico que desee rejuvenecerse o eliminar enfermedades. Aunque al loco que se le ocurriera se le fue un poco la mano...

Un tiro en la cabeza era lo que había empleado en la granja antes de salir. Actúe con mucha serenidad en aquel momento y eso me ayudó a no fallar. Realmente, no me preocupé demasiado por pensar en apuntar. Mi abuelo estaba en peligro y la adrenalina actúo por mí.

Bajé el cristal de la ventana, tal y como había hecho él y apoyé el codo. Recosté la cabeza en el reposador y respiré profundamente.

–En el cuartel… ¿Hay muchos como nosotros? –pregunté con curiosidad.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 26, 2010 5:07 pm

Aquel chico acabó relajándose un poco, lo cual agradecí, normalmente era yo quien no paraba de hablar y encontrarme otro igual me resultaba demasiado extraño, aunque a la vez divertido pues en esos momentos entendía lo que sentían mis compañeros cuando no paraba de darle al pico.

- Bastantes, aunque no todos son tan divertidos como yo – bromeé, estaba claro que aquel chico necesitaba divertirse un poco, a saber lo que habría pasado, muchas personas ya se habrían vuelto locas tras un suceso como el de esta noche – ¿estás interesado en convertirte en soldado?.

Sinceramente no me gustaba la idea de que la gente se volviera Skysoldier, a muchos menos que ya estuvieran preparados de antes, como era mi caso. Era un trabajo excesivamente peligroso y si no sabías enfrentarte a situaciones extremas con frialdad siempre acababas de una manera, como almuerzo principal de uno de esos bichos y con un mordisco en el cogote que te convertía irremediablemente en uno de ellos.

- No es que me importe, pero sinceramente no creo que sea lo tuyo – le miré de reojo – por muy buena puntería que tengas - sonreí

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Dom Sep 26, 2010 10:33 pm

–Yo tampoco creo que sea muy buena idea. De todos modos, no quiero atarme a ningún lugar. Al menos no por mucho tiempo. Tengo que encontrar a mi abuelo. Acordamos quedar en la ciudad…

Una punzada de nostalgia me golpeó en el pecho. Estaba completamente seguro de que mi abuelo era lo suficientemente audaz y valiente como para adentrarse en la ciudad en mi busca. Al menos, lo intentaría si su edad no le dificultaba la tarea. Por suerte, había aprendido varias cosas de él antes de lo ocurrido y eso me había hecho llegar hasta aquí. La verdad es que un poco de conocimientos sobre el uso de más armas o combate cuerpo a cuerpo no me iría mal para sobrevivir o buscar a mi abuelo. Necesitaría aunque fuera algunas clases rápidas. Estaba claro que no se me daba demasiado bien la lucha, pero salir de las situaciones peligrosas si se me daban. Además, tenía suficientes conocimientos para hacer frente a ciertas cosas. La verdad, es que también me picaba la curiosidad por indagar más en profundidad en lo ocurrido realmente en esta ciudad. Estaba claro que se estaba expandiendo. Al menos a mi pueblo había llegado y no tardaría en llegar al resto del mundo, de algún modo u otro.

–Podrías enseñarme algunas cosas. En unos días estaría preparado, soy rápido en esto. Solo necesitaré alguien con experiencia –le miré sonriente– ¡Anda! Pero si ese eres tú.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Lun Sep 27, 2010 7:49 pm

La idea de enseñar a alguien a pelear se me hacía demasiado raro, jamás había sido buen profesor, no tenía la paciencia suficiente para eso, además me despistaba con facilidad. Incluso cuando me ponía a ayudar a algún recluta terminaba hablando de trivialidades y pasándomelo bien con ellos en vez de enseñarles algo productivo. A saber qué imagen le estaba dando a aquel chico para que me pidiese que le enseñara algunas cosas, especialmente cuando iba por la vida como si fuera Rambo, aunque yo era mucho más guapo que él y era capaz de sonreír con normalidad.

- Tío, no te aconsejo que alguien como yo te enseñe, porque estoy más para allá que para acá – le dije sin perder la sonrisa – pero de todas formas en el cuartel hay instrucciones para jóvenes, para que puedan valerse por si mismos, así que puedes asistir a las que quieras.

Obvié el hecho de que yo mismo daba algunas de esas clases, principalmente porque realmente tenía adiestramiento militar, no todos los soldados pertenecían a las fuerzas especiales, supongo que sería una buena sorpresa cuando me viera como instructor, aunque era pésimo.

- Aún así toma – le dije dándole un papel con mi número de teléfono – si necesitas cualquier cosa llamame a este número.

Vale, por norma general solía darle mi número a chicas guapas, pero aquel pive me había caído bastante bien, además parecía tener las agallas suficientes como para adentrarse solo en una ciudad llena de zombies, algo que por ahora no mucha gente era capaz de hacer.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Mar Sep 28, 2010 9:14 pm

–A no te preocupes por eso, correré el riesgo –le contesté ante su manifestación de la locura–. Asistiré no lo pongo en duda, pero espero que sean clases intensivas porque no puedo perder el tiempo. Los muertos vivientes no duermen –sonreí.

El muchacho me dio un papel, lo desdoblé y había un número escrito en él. No tardé en ponerlo en la agenda de mi móvil y en guardarme el número en el bolsillo por si las moscas. No se sabía hasta cuando podríamos tener señal en el teléfono.

–¿Queda mucho para llegar al cuartel? –pregunté emocionado.

Estaba deseando poner en práctica mis conocimientos. Sólo esperaba que estando en las condiciones que estábamos me echaran un cabo. Por ahora no formaría parte de los Soldier’s pero no dudaría en que sería capaz de ayudarlos si me sentía en deuda con ellos. No obstante, a Jesse sí que le debía una. Y a partir de ahora estaría dispuesto a dar mi vida por ello. Al fin y al cabo, sin él yo a lo mejor, no estaría aquí.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Jue Sep 30, 2010 4:46 pm

- No, ya queda poco para llegar – le comenté y la verdad es que no mentía. A los pocos minutos apareció el cuartel ante nosotros. Como era costumbre algunos soldados estaban haciendo guardia en diferentes zonas del cuartel, estaba totalmente rodeado por una alambrada y varias torretas en las esquinas. Sin duda se trataba de la zona más segura de la ciudad, algo que no acababa de entender, habiendo tantos ciudadanos que no tenían la menor idea de defenderse, pero ya me había peleado muchas veces con diferentes altos cargos por el mismo tema y siempre salía yo escaldado del asunto.

Fui directo a la entrada de vehículos, donde me pararon un par de soldados uniformados. Yo les sonreí y tras varias palabras a modo de saludo entré dentro de la zona de aparcamiento de vehículos. No tardé demasiado en encontrar hueco entre un par de furgones blindados. Salí del coche y vi a algunos compañeros.


- Qué pasó tio? - me dijo un soldado que salió a saludarme – veo que has tenido juerga esta noche.

- Si bueno, lo de siempre – le dije saludándolo – oye el chico necesita un sitio donde dormir

- Claro no hay problema, le buscaremos un catre – dijo mientras miraba a Sam – por cierto soy Joseph

-. Bueno hechas las presentaciones te dejo con él – le dije a Sam – yo tengo que hacer un informe y algo más de papeleo

Dicho esto me marché a buscar al jefe para darle todo el papeleo.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Invitado el Vie Oct 01, 2010 12:15 am

Al fin llegamos al cuartel. Era más o menos como me lo esperaba. Soldados vigilando todas las entradas, torretas en varias zonas superiores y paredes de bastante grosor para evitar cualquier cosa. De todos modos, no pude evitar soltar un “vaya” cuando vi todo aquello.

Unos soldados uniformados nos hicieron parar y no pude evitar sentirme importante. Además, en compañía de Jesse, me sentía más grande todavía. Él parecía bastante conocido en la zona, le trataron con educación y dedicación propias de los militares. Probablemente, él tuviera algún rango especial.

Aparcó el vehículo con estilo y soltura y bajamos del coche. Él empezó a hablar con otros compañeros suyos y yo permanecí en silencio observando la escena.

–Yo Sam –me presenté cuando el chico se dirigió a mí.

Jesse se marchó y Joseph, me hico una mini visita guiada por las instalaciones. Finalmente, me enseñó donde pasaría la noche. Se trataba de unos barracones que estaban provistos de muchas literas. Cientos de ellas. A mí me tocó una inferior cosa que no me importó demasiado. Allí Joseph e presentó a más compañeros suyos y estuvimos un rato bromeando con la caña que me darían en los entrenamientos. Después, fuimos al comedor. No estaba abierto, pero tenían alimentos para los refugiados de última hora, así que Joseph me acompañó en la comida. Durante todo ese tiempo no dejé de preguntarme en lo que estaría haciendo Jesse y en cuando volvería a verlo.

La noche llegó pronto y yo estaba bastante cansado después de que Joseph me enseñara lo divertido que era aniquilar a esos bichos que se acercaban al cuartel desde las torretas. Había sido emocionante pero acababas un poco sordo cuando llevabas ya bastantes minutos con el traqueteo de las balas. Sin embargo, enseguida caí rendido en la cama.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Llegando a la ciudad [Libre][NM]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.